Déjame, Señor, morir enamorado.


Si acabamos anteponiendo las cuestiones económicas a las personales, no cabe duda que estamos viviendo en un país muy pobre económicamente; lo daremos por bueno porque no hay otra, pero deberemos tomar decisiones, cuando salgamos de la pandemia, y cobrarnos en las urnas las mentiras, los errores y las incompetencias de nuestros pésimos e indolentes gestores. Lo que no vamos a permitir, o no debiéramos hacerlo, es dejar que nos quiten la última de nuestras libertades: Amar. Continúa leyendo Déjame, Señor, morir enamorado.

Nunca estamos satisfechos…


  Me habrán de disculpar los que viene siguiendo el Blog pero una serie de cuestiones personales y profesionales no me han permitido seguir subiendo las entradas con la frecuencia acostumbrada. De todas maneras, ésta semana voy a tomar prestada una reflexión que me resulta bien interesante y que ya publiqué en su día en mi auto clausurado Facebook. Esta reflexión que es punzante por cuanto implica la imagen de niños y refleja un hecho cotidiano y tan real como la vida misma, no deja de ser la antesala de cómo vamos a comportarnos nosotros mañana. El egoísmo humano no … Continúa leyendo Nunca estamos satisfechos…

Cuando trabajar en equipo… nos hace más fuertes


Cada uno, cuando se acuesta al final de su jornada, es sabedor de lo qué alcanzó y de cómo lo consiguió. Nuestros fantasmas, nuestras sombras, no desaparecen por más ceros que veamos en el saldo de nuestra cuenta corriente. El Éxito o el fracaso profesional y personal es algo muy íntimo al que cada cual le pone su propia nota. Continúa leyendo Cuando trabajar en equipo… nos hace más fuertes